Ser puntual no es solo sinónimo de responsabilidad