La sociedad se ha adaptado a los generadores eléctricos