La política de una buena escort